Pin IT

domingo, 30 de septiembre de 2012

Fun Tour II parte, Sea Life, playa y paseos

Después de disfrutar del Bioparc de Fuengirola, otro día nos tocó visita al Sea Life de Benalmádena. Hacía mucho que no iba por allí y me hizo ilusión volver después de tanto tiempo y comprobar que había cambiado a mucho mejor.

Puerto Marina tan espectacular como siempre


El Sea Life de Benálmadena es pequeñito, pero resultón, a Pelusa le encantó ver los "tigurones" como él dice, a mí también me dejaron fascinada, la verdad es que son impresionantes, ver un gran blanco tiene que dar mucho miedito.


Pudimos tocar un "Patricio Estrella", pepinos de mar y erizos. Mi madre se encaprichó con un pez globo que el animalito le cogió cariño, y todos disfrutamos de lo lindo con las rayas a las cuales tienes la posibilidad de alimentar.

Otra de las cosas que más me gustaron fueron los caballitos de mar, unos animalitos la "mar" de curiosos.


El acuario con el trocito de arrecife, con sus corales, pólipos y peces payaso entre otros. Me gustó tanto que me entraron ganas de hacer una pequeña incursión en el mundo del buceo.


Lástima haber ido con poco tiempo y que otra vez nos tocasen las nutrias en la hora de la siesta, habrá que repetir porque merece la pena.

Además de andar muy entretenidos con las propuestas del Fun Tour, también hubo tiempo para por las mañanas ir a la piscina y la playita a estrenar los bañadores que compré en las rebajas. Aquí tenéis uno de los bañadorcitos del Carrefour que os enseñé en esta entrada anterior, con el modelito dentro para que veáis lo bien que sientan.


Este fue el último bañador que os enseñé, el cual por solo 4 € queda así de resultón.


Y por las tardes-noches tocaba paseíto por Fuengirola o alrededores. Unas entretenidas vacaciones en las que han destacado los parques infantiles y los "cacharritos". Pelusa con lo que más disfrutó fue con un parque de ocio que hay en el paseo marítimo cerca del puerto, en el cual por 6 € te ponían un sello y podías acceder a 3 atracciones, un laberinto de bolas, camas elásticas y un castillo hinchable, durante el tiempo que quisieras.... una locura!, ya os podéis imaginar, allí entrabas pero no sabías cuando podrías salir. Y enfrente había una preciosidad, un tiovivo de dos plantas antiguo y preciosísimo a más no poder, la de fotos que nos hicimos allí!.


Espero que os guste y si es así no os olvidéis de compartir :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada